Todo lo que necesitas saber para vender más

Atracción y retención, prácticas complementarias que tenemos que trabajar al mismo tiempo. De poco sirve una buena estrategia de captación, si la de retención tiene algunas fisuras.
Te mostramos algunos errores, y cómo solucionarlos.

Uno de los puntos más controvertidos a la hora de hacer un análisis web, es la conversión. Cuanto menos, es frustrante encontrar que la tasa de conversión global sea entre un 3 y un 4%, siendo optimistas. ¿Por qué pasa esto? Si hemos trabajado igual de duro en el otro 97% restante de visitas.

Lo cierto es que si tenemos tiempo, y paciencia, de un análisis global surgen insights muy interesantes, así que ¡vamos allá!

Cómo vender más con tu web

Procesos de compra larguísimos

Es en mi opinión, uno de los principales errores de la mayoría de sitios.
¿Sabías que el 70% de los usuarios que hacen clic en el botón de compra abandona el carrito?

Hemos mejorado con respecto a la tasa de conversión, pero sigue siendo frustrante, ¿verdad?. Que la tasa de abandono sea tan alta es un problema, y que el enfoque habitual suele ser aumentar el tráfico en lugar de optimizar el que ya tenemos, también.

Es como si un dependiente de una tienda física, en la calle principal de tu ciudad, se centrara en captar a quién pasa por la puerta, antes que fidelizar a los que ya están dentro. Si pensamos en ello, encontraremos que por cada diez personas que deciden comprar en nuestra web, siete cambian de opinión cuando tienen que introducir sus datos.

Lo primero que pensamos es que puede ser debido al precio, pero como he dicho antes, con paciencia y tiempo, podemos sacar otras conclusiones.

Iremos a nuestra página de salida, una métrica que personalmente me encanta, y sacaremos algunas conclusiones visitando la página como un usuario más, e incluso podremos hacer un test A/B con los insights que vayamos apuntando.

Hay que tener en cuenta que no debemos obligar a los clientes a registrarse antes de comprarTampoco es buena práctica ocultar los gastos de envío en un proceso de compra, ya que es todavía más frustrante que un usuario llegue a nuestra web, y tras cinco pasos de compra, descubra que los gastos de envío son una cuarta parte de lo que cuesta el pedido.

Y no menos importante, no mostrar la posibilidad de introducir un código promocional a todos los usuarios, el típico “inserta tu código promocional aquí” es un error de los procesos de compra muy habitual. Pensemos en ello, si lo incluimos, y de verdad no lo hay, pertenece a otras segmentación, etc., estamos diciéndole al usuario que hay un código, con lo cual, el abandono del carrito va a ser aún mayor.

Para combatir los fallos habituales durante el proceso de compra podemos: incluir un indicador del progreso (el típico paso 1 de 3), proporcionar call to actions que adelanten lo que hay que hacer en el siguiente paso, prever y dar respuesta a las preguntas de última horacomo “¿podemos recoger el pedido en tienda?“, “¿qué pasa si me lo enviáis y no estoy en casa?“, además de muchos métodos de pago disponibles, y testimonios de clientes anteriores.

Caos en la navegación

El 76% de los usuarios que usan Internet para comprar, asegura que el factor más importante de una web es que sea fácil de navegar y encuentren lo que quierenLo dice HubSpot en una interesante publicación que deberíais leer con atención, comentarios incluidos.

Partamos de la base de que los usuarios llegan a la web, interesados en lo que hay, generalmente porque hemos trabajado el SEO, pero si no hacemos que lo que quieren sea fácil de encontrar, se van a ir.
Es así de simple, y la mayoría no lo hacen.

Los puntos de mejora parten de usar un buscador que sugiera artículos al poner una palabra. Por ejemplo, “bañador”, y que el propio buscador sea el que nos sugiera bañadores cortos, largos, con motivos, de rayas, etc., como el que usa por ejemplo, Fnac. Si, además, sugiriera productos alternativos según ventas de los mismos, productos relacionados en una compra, sería un añadido a una estupenda experiencia de usuario.

Menos es más, ¿sabéis esa regla de los tres clics? La idea es que desde la home hasta la página de producto no pueden haber más de tres clics. Esto, unido a los mega menús, es una forma genial de verlo todo de un simple vistazo, una manera cómoda de que el usuario sepa lo que se va a encontrar y cómo puede acceder a ello.

Poca diferenciación en los call to action

El fin de los call to action es, como su propio nombre indica, inducir al usuario a hacer algo en concreto. Ocultarlo o dar por sabido que el usuario va a saber qué es un call to action, es uno de los errores que más se cometen a la hora de retener usuarios.

Las llamadas a la acción que sean capaces de retener usuarios tienen que ser fáciles de encontrar y estar en un lugar destacado de la página. Ideal si hacemos un mapa de calor usando tests A/B. Un ejemplo sería la portada de Facebook, libre de texto, con un CTA verde que destaca de entre el color corporativo.

Si además de todo esto, añadimos la recompensa que el usuario va a obtener, perfecto. De ejemplo, la página de TripAdvisor, estamos buscando valoraciones de hoteles, un CTA de “Ver más reseñas” 😉

Confianza: Hazlo familiar

Limitarnos a unas fichas de producto con un precio y un proceso de compra optimizado, con call to action claros y buenos no sirve de nada si no construimos confianza, si no hacemos que el usuario se sienta como en casa.

Recordemos la regla de los ocho segundos sobre cómo atraer usuarios, los que tenemos para impresionar y convencer.

Podemos hacerlo desde con la descripción de la empresa, con su historia, mostrando su año de nacimiento, hasta con un chat en directo que permitirá a nuestros usuarios conectarse con nosotros al instante. También sellos de confianza tipo “hecho de forma artesanal“, como implementaciones que mejoraran la confianza y por lo tanto, parte de la retención de usuarios.

Definitivamente, teniendo en cuenta de que 70% abandona el carrito y que el 97% no compra, la mejor estrategia es fidelizar aquellas visitas que ya tenemos.

Fuente: 40deFiebre.com

Cómo hacer una campaña en Facebook Ads desde cero

Rentabiliza al máximo la inversión con Facebook Ads y convierte a tu público objetivo en un futuro cliente.

¿Sabes lo que son los Ads en Facebook? Son una de las vías publicitarias que Facebook nos proporciona donde podemos comunicar a través de pequeños mensajes que aparecen en la parte lateral izquierda de esta red social.

La herramienta de publicidad Facebook Ads se ha convertido en una de las vías publicitarias online más utilizadas en los últimos años, ya que permite invertir en publicidad segmentando el público y seleccionar el que más interesa. Esto hace que se rentabilice al máximo la inversión y sobre todo, que se consiga convertir al público objetivo en un futuro cliente.

5 ventajas de la publicidad en Facebook Ads

En sí, las ventajas que encontramos a la hora de hacer una campaña en Facebook Ads son varias, sobre todo para una empresa pequeña, ya que con poco presupuesto se pueden conseguir resultados de lo más eficaces.

  1. Facebook cuenta con más de mil millones de usuarios activos (¡y subiendo mes a mes!), y entre ellos seguro que encuentras a clientes potenciales que pueden interesarte para tu fanpage.
  2. Puedes elegir quién visualiza el anuncio. Facebook tiene todo tipo de información sobre los usuarios. Le damos todo tipo de datos en nuestros perfiles, lo que le permite segmentar desde edad, sexo, ciudad, hasta por otros criterios más complejos.
  3. Flexibilidad. Puedes crear tantas campañas como quieras, implementar el gasto que consideres, parar la campaña sin previo aviso, y sobre todo, incluir las imágenes y las descripciones que desees siempre que no te pases de los 90 caracteres.
  4. Te permite aumentar el tráfico por un precio bajo. Puedes estar observando continuamente la conversión de la campaña.
  5. Mides el rendimiento de manera automática. Facebook Ads te proporciona información sobre el rendimiento de tus anuncios por lo que puedes controlar qué tipo de mensajes funcionan para tu público y conocer la eficacia de esta acción y cuáles no funcionan y deseas pararlos.

Antes de comenzar a crear una campaña en Facebook, es importante que conozcamos dos términos fundamentales para familiarizarnos con ellos: CPC y CPM.

  1. CPC: Es el coste que vas a pagar por click, es decir, por cada vez que una persona hace click en tu anuncio de Facebook.
  2. CPM: Es el coste por cada 1.000 visualizaciones de este anuncio. De esta forma, conoceremos el impacto de la acción.

¿Cuándo debemos hacer una campaña de CPM y cuándo una de CPC?

Lo primero que hemos de hacer, es fijarnos un objetivo. Si tu objetivo es conseguir más fans y darle más visualización a tu marca, el CPM es la mejor opción, sobre todo para grandes campañas en las que hay mucho presupuesto. Puedes ir combinando estas campañas de CPM, y hacer cientos de ejemplos diferentes para finalmente quedarte con aquellas que tienen una mejor conversión.

Si tu objetivo es conseguir más fans y dar más visualización a tu marca, el CPM es la mejor opciónTUITEA ESTO

Si por lo contrario, lo que buscas es conversión, llevar tráfico a una página externa a Facebook, o conseguir una venta y tienes un presupuesto pequeño, lo mejor es hacer una campaña de CPC que te permitirá ir evaluando el rendimiento y la conversión de la campaña, de forma que solo pagarás por cada vez que un usuario haga click en tu anuncio.

Si buscas conversión, aumentar tráfico o conseguir una venta, lo mejor es hacer una campaña de CPCTUITEA ESTO

Una vez determinado el objetivo, ten en cuenta que una buena campaña en Facebook Ads puede darte muy buenos resultados si la haces bien, midiendo y sobre todo optimizando la campaña, pero que también puede hacer mucho daño si no se gestiona adecuadamente.

6 pasos para crear una campaña en Facebook Ads

Una vez que ya conocemos las 5 ventajas principales de hacer una campaña en Facebook Ads y los dos conceptos fundamentales a la hora de crearla, nos ponemos manos a la obra. ¿Por dónde debo empezar? ¿Cómo creo una campaña?

De forma sencilla y con ejemplos muy visuales, voy a intentar explicarte paso a paso cómo elaborar una campaña personalizada en Facebook Ads.

1. Elige qué anunciar

Identifica qué es lo que quieres promocionar. Aquí tienes varias opciones:

  1. Promocionar tus publicaciones, con el objetivo de dar mayor visibilidad a tus publicaciones promocionadas para conseguir más interacciones.
  2. Promocionar tu página, para conseguir un mayor número de fans en la misma.
  3. Atraer personas a tu sitio web, para logar llevar tráfico a una web externa.
  4. Aumentar las conversiones en tu sitio web, con el que aumentar el número de acciones que un usuario hace para comprar o elegir un determinado producto o servicio.
  5. Aumentar las instalaciones de tu aplicación, con el objetivo de llevar a las personas a tu app y que se descarguen o interactúen con una determinada aplicación.
  6. Incrementar la interacción con tu aplicación, para hacer que esas personas interactúen con tu app, se den de alta, jueguen o el objetivo que se tenga con la misma.
  7. Llegar a personas que estén cerca de tu negocio. Jugando con la geolocalización llevar a personas a ese punto de venta.
  8. Aumentar el número de asistentes a un evento. Con el único objetivo de conseguir que más personas se apunten a uno de los eventos que hayas creado.
  9. Lograr que las personas soliciten una oferta. Para promocionar una determinada oferta dentro de tu fan page.
  10. Aumentar las reproducciones de vídeo. Para crecer en cuanto a número de reproducciones de un vídeo en tu fan page.

2. Escoge el tipo de anuncio en función de tus objetivos

Te voy a poner un ejemplo de lo más real. En Recetin hemos lanzado un libro físico que está a la venta en varias tiendas tanto físicas como online, pero también lo vendemos a través de la web de Recetin, y queremos lanzar un anuncio para conseguir que personas soliciten nuestra oferta y así conseguir más ventas físicas del libro.

Una vez que hemos escogido el tipo de anuncio que queremos hacer es tan sencillo como ir completando cada uno de las casillas y elegir la imagen para crear el anuncio.

3. Crea tu anuncio

Cuando te hayas decantado por el texto que quieres poner, las fechas límite de la campaña y la imagen para promocionar tu oferta, es el momento de crear tu anuncio.

El título no debe superar los 25 caracteres. Cuando lo hemos elegido, el siguiente paso, es crear una descripción acorde con el objetivo.

En nuestro caso, el objetivo es claro: “Conseguir ventas este mes de Agosto”, así que el texto será también con ese tono. Tenemos un total de90 caracteres para escribir un mensaje que enganche a nuestro usuario.

Ya con el título, y el texto, lo siguiente es ponerle cara a nuestro anuncio, y para ello escogeremos una buena imagen, que exprese lo que queremos vender. Esta imagen ha de tener unas medidas de 120×120 píxeles.

Además, el texto de la creatividad, no puede superar el 20% de la imagen. Esto es super importante, para que a la hora de crear una creatividad de tu anuncio tengas en cuenta este pequeño dato.

Para saber si la creatividad supera este 20% de texto, Facebook nos facilita gratuitamente un Text Overlay, una herramienta que nos servirá para calcular el % que el texto ocupa en nuestra creatividad. Solamente tendrás que subir la creatividad y marcar las casillas donde estña tu texto.

Podemos crear tantos anuncios como queramos. Lo ideal es hacer diferentes textos, títulos e imágenes para ver qué tipo de anuncio funciona mejor y cuál está consiguiendo más conversión.

4. Vista previa

Antes de continuar, podemos ver cómo queda nuestro anuncio por si queremos modificar alguna cosa de última hora antes de elegir el público al que vamos a dirigirnos. Con un simple vistazo podremos ver el formato, cómo aparecerá y sobre todo si hemos escrito todo correctamente y sin faltas de ortografía.

5. Crea tu público

Segmenta tu audiencia. Una vez que tienes creado el anuncio, llega el momento de decidir a quién queremos que llegue nuestra campaña. En nuestro caso hemos hecho una segmentación rápida según rango de edad, país y gustos “Cocina”.

Facebook te permite segmentarlo según otros rasgos como gustos o intereses además de dirigirnos solo a nuestros fans, a ellos y a sus amigos, o ampliar el campo con la ayuda de filtros más específicos que Facebook Ads nos ofrece.

6. Campaña

Una vez que ya tenemos delimitado el anuncio y nuestro público objetivo, el siguiente paso es empezar con la campaña, elegir el gasto diario que queremos tener, y revisar la campaña, programarla y ponerle la fecha de inicio y final con la inversión que desees.

No es necesario invertir un mínimo, y solo pagas bien por clicks o por impresiones, tú decides. En nuestro caso, como no es una campaña de excesiva inversión, es una prueba con la que vamos a medir la conversión ventas de nuestro libro.

Con estos 6 sencillos pasos, podrás tener en marcha tu campaña en Facebook AdsTUITEA ESTO

Si en algún momento quieres hacer algún cambio bien porque necesita una optimización, un cambio de mensaje o de creatividad, puedes pausarla y reactivarla tantas veces como quieras. En las estadísticas que te proporciona Facebook Ads, podrás ver los anuncios que tienes activos y los que están rechazados.

Facebook además, tiene un gestor llamado “Ads Manager”, con el cual podrás hacer un seguimiento exhaustivo de cómo está funcionando tu campaña y sobre todo, para saber si necesita algún cambio, como cambiar de creatividades, segmentación o algunos otros aspectos que consideres necesarios.

Conclusión

“Hazte esta pregunta constantemente: ¿Dónde puedo añadir más valor a lo que me importa más a mí y a las personas que les importo?” -Chris Brogan

Ten en cuenta que de nada sirve en obsersionarse en una campaña por conseguir más “Me gustas”, si luego no sabes cómo conservar esa comunidad y sobre todo cómo hacer que sea activa y se comunique con tu marca.

Para que una campaña como la que te he mencionado tenga efecto positivo, debes conocer siempre el público al que quieres dirigirte, sus gustos y sobre todo saber cómo se comporta en Facebook y qué busca, para en función de todo esto, tú puedas ver qué valor añadido le puedes ofrecer.

De esta forma, sabrás como gestionar las oportunidades y sobre todo concretar las acciones que quieras hacer en un futuro siguiendo un objetivo bien marcado.

Si después de leer el artículo podemos ayudarte a crear tu campaña en Facebook Ads, estaremos encantados de hacerlo.

Fuente: 40deFiebre

CÓMO SACAR EL MÁXIMO PROVECHO A GIPHY

Lo que sucede con Giphy es lo mismo que ocurre con el océano: por ahora la mayoría de los humanos sólo ha descubierto un 10% de lo que de verdad contiene.

¿QUÉ ES GIPHY?

De primeras, puede parecer un buscador de gifs, pero si sigues leyendo, descubrirás que esa es sólo una de las varias funcionalidades que tiene.
A pesar de existir desde 2013, a Giphy le empezó a llegar la fama algo después, concretamente el día que Twitter comenzó a permitir compartir y visualizar este tipo de archivos en el timeline de sus usuarios.
Como ya te hemos contado, existen muchas, muchísimas razones por las que usar GIFs, por lo que rápidamente en Twitter se alcanzaron los 100 millones compartidos al día.

Aun así, la mecánica para utilizarlos era algo aparatosa: todo el mundo tenía que salir de la red social para poder buscarlos. Fue por ello que Twitter decidió mejorar la experiencia de sus usuarios incluyendo una biblioteca de archivos alimentada por la plataforma. Desde ese momento su popularidad comenzó a subir como la espuma.

Sin embargo, que Twitter nos lo pusiera tan fácil hizo que nos acomodáramos, lo que, como siempre, tuvo daños colaterales. Concretamente perder la oportunidad de descubrir el resto de sus aplicaciones. Suerte que para eso estamos nosotros, para que conozcas su enorme potencial.

¿CÓMO FUNCIONA GIPHY?

Una guía rápida para pasar de pequeño saltamontes a maestro sensei de la plataforma en menos de lo que se dice arigato, aquí

Cómo y por qué despedirte de un suscriptor que se da de baja

¿Qué tendrán las despedidas que tanto nos cuestan? Y más si nos toca decir adiós a uno de esos suscriptores que tantísimo nos ha costado conseguir. Quizás por eso la mayoría de marcas no se molestan en cuidar el mensaje que lee un usuario al decidir darse de baja: textos prediseñados, procesos tediosos, formatos no optimizados…

Un beso, una flor o lo que tú quieras, pero tienes que cuidar cómo te despides de tus suscriptores.TUITEA ESTO

Por qué se están yendo tus suscriptores

Para despedirte adecuadamente de tus ex-suscriptores, primero tienes que asumir que decirles adiós no es necesariamente un fracaso. De hecho, una reducción en nuestra base de datos puede ayudarnos a mejorar, optimizar y ahorrar. Ya hablamos de lo necesario que es deshacernos de los usuarios con los que no conseguimos resultados.

De todo se aprende, y una huída de suscriptores suele ser síntoma de que podemos mejorar en algo. En 2016 MarketingSherpa hizo un estudio entre los adultos estadounidenses sobre sus razones para desuscribirse de unanewsletter, y los resultados no sorprenden: demasiados emails, poco relevantes, sin contenido más allá de la venta… La mayoría de esos factores dependen directamente de la marca, así que quizás es momento de revisar si tus emails verdaderamente aportan valor al usuario.

Por qué es necesaria una buena despedida

El email de bienvenida inicia la conversación con un nuevo contacto, y el email de agradecimiento genera un nuevo canal de comunicación con el mismo. Pero, ¿de qué nos sirve un buen mensaje de despedida?

Es posible que esa pantalla sea lo último que sepa el suscriptor de nosotros, así que tenemos la responsabilidad de causar una buena impresión final. Pero es que además tenemos una oportunidad única para intentar que se lo piense dos veces (sí, se puede hacer sin ser pesado, ahora verás cómo). Además, aunque finalmente decida irse, podemos aprender mucho del porqué de su decisión.

Cómo decir adiós

Aunque el mensaje de despedida sea probablemente el menos cuidado en muchas newsletters, hay empresas que hacen cosas muy chulas. Aquí tienes las claves para beneficiarte de una buena despedida, con ejemplos de marcas que nos gustan.

1. Cumple la ley

Aunque sea de cajón, es importante recordar nuestro deber de facilitar a los suscriptores un sistema sencillo y gratuito para darse de baja de nuestra newsletter. No solo por respeto y buen hacer, sino porque es una de las obligaciones legales recogidas en la LSSI, la ley que regula las comunicaciones electrónicas. Todo correo que enviemos ha de contar con un enlace visible para que el receptor se dé de baja.

2. Podéis hablar menos

La principal motivación de los suscriptores para darse de baja es unasaturación de emails (tanto a nivel general como de esa marca concreta). Good news! Quizás es tu caso, por lo que no está todo perdido: proponle a tus usuarios que elijan cuántos mails quieren recibir y sobre qué.

Es el caso de Fab.com, que permite a sus usuarios elegir qué mails recibir qué día de la semana, sin restarle sencillez al proceso de desuscribirse totalmente.

3. Conectad en otros canales

O has tratado muy mal a tus suscriptores, o es raro que no quieran saber nada más de ti en ningún lado por los siglos de los siglos. El fin de vuestra comunicación vía mail no tiene por qué ser un punto final en vuestra relación. Sé inteligente y aprovecha ese mensaje final para proponerle nuevos puntos de contacto.

Además de saber contar historias que cambian el mundo, en Upworthy saben cuidar a sus suscriptores. Entienden que, aunque uno ya no quiera recibir su newsletter, quizás esté abierto a leerles en otros canales.

4. Pregunta por qué

Igual que decimos que todo comunica, también hay que tener en cuenta que de todo se aprende. Cada feedback que recibamos de nuestros usuarios es un potencial aprendizaje: bien nos servirá para respaldar las acciones que hacemos, o bien nos hará repensarnos un par de cosas. Un suscriptor que se da de baja de la newsletter es una oportunidad de aprendizaje estupenda. ¿Por qué no le preguntamos sus motivos para hacerlo?

La cadena británica Pizza Express lleva tiempo haciéndolo. Añadiendo solo un click más al proceso, recibe de sus clientes un feedback valiosísimosobre sus razones para desuscribirse. Y es que ¿qué puede llevar a alguien a no querer más pizza?

5. No hagas un drama

Con lo bien que te viene deshacerte de un suscriptor al que ya no le aportas valor, y con lo mucho que puedes aprender de ello, deberías estar feliz de verles volar. Pero, aun si te entra el síndrome del nido vacío y no te lo tomas con humor, ¡no transmitas eso a quien se va!

Hace unos años, el mensaje de despedida era un ejemplo perfecto de tomarse la pérdida con humor: cada vez que alguien se daba de baja, le tiraban un vaso de agua al responsable del email marketing (o eso nos hacían pensar).

6. Última oportunidad para diferenciarte

¿Unas últimas palabras? Si a los condenados a muerte (o a los nominados de un reality, que es parecido) se les permite mandar un mensaje final, seguro que tus suscriptores también son así de benevolentes. El mensaje de despedida es tu última oportunidad para hacer algo diferente, divertir o aportar valor a tus seguidores; ¿no la vas a aprovechar?

Como referencia en el mundo del marketing digital que es, Hubspot se ganó el título de mejor mensaje de unsubscribe. En un sencillo vídeo de menos de un minuto consiguen dar una última impresión inmejorable.

7. Cuida el lenguaje

Aunque echarle creatividad a los formatos no vaya contigo (falta de tiempo, recursos, no encaja con tu marca), no tienes excusa para no dar una buena última impresión. Algo aparentemente tan simple como los textos de ese mensaje de despedida puede marcar la diferencia entre una despedida estándar y una diferente.

Seguro que más de un suscriptor de la marca de ropa masculina Bonobos se lo ha pensado dos veces después de ver el mimo que le ponía la marca a los copies de este mensaje de despedida. Porque no es lo mismo decir “no recibir correos de Bonobos durante un mes” que “no eres tú, soy yo, Bonobos. Necesito un break de 30 días”.

8. Adapta tu mensaje a cualquier dispositivo

Aunque lo demos por hecho, adaptar el contenido a dispositivos móviles aún no es prioritario para muchas marcas. Según el estudio Mobile 2016 del IAB, casi un 40% de los usuarios de móviles percibe que más de la mitad de los emails que recibe no están adaptados a mobile. Y aún más preocupante: el 31%, si se encuentra con un mail que no se ve bien en el dispositivo desde el que lo abre, directamente lo desecha.

Lo mismo parece ocurrir con el proceso de unsubscribing. En el blog de Econsultancy hicieron una prueba hace un par de años: ¿cómo de fácil es desuscribirse de una newsletter desde el móvil? Los resultados fueron bastante catastróficos (¡incluyendo algunas marcas de las que hemos hablado aquí!). Os invitamos a hacer el experimento a día de hoy para ver si el panorama ha cambiado. Y, sobre todo, ¡os invitamos a que no seáis como esas marcas! Un proceso de baja complicado da una última impresión horrible.

Conclusión

En resumen: un usuario que se desuscribe no es necesariamente un cliente perdido. Recuerda:

  1. Propón otros tiempos o puntos de contacto
  2. Aprende de sus porqués
  3. Causa una buena última impresión

Después de tanto hablar de las despedidas, se nos hace raro decir adiós. ¡Hasta la vista!